Notas de prensa

Mirabaud se convierte en el patrocinador principal de Anaëlle Pattusch, la más joven regatista oceánica en solitario de Suiza

Ginebra, 8 de marzo de 2022 – Con motivo del Día Internacional de la Mujer, Mirabaud anuncia su nueva colaboración con Anaëlle Pattusch, la joven «skipper» suiza de 19 años que tiene previsto cruzar el Atlántico en solitario y sin asistencia en la regata Mini Transat, cuya primera etapa comenzará en septiembre de 2023. Anaëlle Pattusch asumirá el reto de ser la navegante suiza más joven en atravesar el Atlántico en solitario con sólo 20 años. Apoyada en su iniciativa por los regatistas suizos Justine Mettraux, Alan Roura, Valentin Gautier y Simon Koster, la joven deportista forma parte de la prometedora nueva generación de navegantes suizos de alta mar.

Oriunda de Versoix y aficionada a la vela desde su infancia, Anaëlle Pattusch ha emprendido, por iniciativa propia, la preparación de la Mini Transat, una regata transatlántica en solitario de 4050 millas náuticas (7500 kilómetros) cuya primera etapa se desarrolla entre Les Sables-d’Olonne y Santa Cruz de La Palma, en Canarias, y una travesía principal entre Santa Cruz de La Palma y Saint-François, en Guadalupe. Esta regata de iniciación es una de las etapas esenciales en la trayectoria de los deportistas de alto nivel que aspiran a convertirse en profesionales de las regatas oceánicas. La regata se lleva a cabo en solitario en las más pequeñas embarcaciones de regatas oceánicas, las llamadas Mini (6,50 metros de eslora), y sin asistencia ni medios de comunicación con tierra (sin enrutamiento meteorológico por satélite, ni ordenador, ni teléfono).

Como patrocinador principal, Mirabaud sufraga, entre otras cosas, los gastos y el mantenimiento del velero, así como la preparación deportiva, mental y técnica de Anaëlle, que entrenará a tiempo completo en el centro Grand Large de Lorient, en Bretaña, a finales del mes de junio, a continuación de su bachillerato.

«Estoy muy agradecida a Mirabaud por su apoyo y confianza. Voy a cumplir el sueño de mi infancia, cruzar el Atlántico en solitario. Esta regata es un reto personal que combina mi deseo de superación con el de entrar en el mundo tan cerrado de las regatas oceánicas. La mayoría de los grandes navegantes se han estrenado en la Mini Transat; es un paso obligado para aspirar a convertirse en navegante profesional», explica Anaëlle Pattusch.

«Estamos encantados de apoyar a Anaëlle Pattusch, una joven regatista de gran talento, en el inicio de su carrera deportiva. La presencia de mujeres en esta disciplina continúa siendo escasa (menos del 10 %) y, a través de este patrocinio, también queremos fomentar la participación femenina», afirma Nicolas Mirabaud, Socio gestor.

«Nos pareció evidente apadrinar a Anaëlle», añade, «tanto sus valores como su pasión, su independencia y su espíritu emprendedor son muy cercanos a los nuestros. Estamos muy ilusionados a la idea de acompañarla en este viaje durante los próximos dos años hasta la Mini Transat de 2023».

El espíritu empresarial al servicio de la excelencia deportiva

La preparación de una Mini Transat es toda una empresa que requiere al menos dos años y medio de trabajo e inversión, así como una organización y un seguimiento rigurosos. Anaëlle nos cuenta todo lo que implica: redactar expedientes de patrocinio, elaborar vídeos de presentación, enviar decenas de solicitudes de financiación, llevar entrevistas, encargar un nuevo velero y un remolque de carretera, elegir el equipamiento de a bordo de acuerdo con las normas y los precisos reglamentos de la clase Mini, supervisar la construcción con viajes de ida y vuelta entre Versoix y Bretaña. También es necesario/ tiene que poner en marcha un programa de navegación mediante un calendario de regatas definido que debe compaginarse con los estudios, entrenamientos, pruebas clasificatorias en el Mediterráneo y el Atlántico, así como los numerosos cursos de formación, prácticas y permisos previos.

El proyecto

Anaëlle Pattusch se está preparando para participar, a la edad de 20 años, en la regata oceánica en solitario Mini Transat, que zarpará en septiembre de 2023 de Les Sables-d’Olonne. Será una de las «Ministes» más jóvenes y la suiza más joven de todos los tiempos en cruzar el Atlántico en solitario y sin asistencia en el barco más pequeño de las regatas oceánicas, un Pogo 3 de 6,50 metros de eslora.

Los grandes personajes de las regatas oceánicas, como Loïck Peyron, Michel Desjoyeaux, o los hermanos Laurent e Yvan Bourgnon, forjaron su experiencia en esta modalidad. La vela es uno de los pocos deportes en los que las mujeres y los hombres compiten juntos en igualdad de condiciones y en las mismas pruebas, sin categorías separadas. Sin embargo, las mujeres siguen representando apenas el 10 % de los participantes en las regatas oceánicas. La navegante suiza Justine Mettraux consiguió hacerse un hueco en esta disciplina y actualmente se está preparando para la Vendée Globe 2024.

La Mini Transat, creada en 1977 por el británico Bob Salmon, es una regata en solitario de 4050 millas náuticas (7500 km) que se disputa en los barcos de regatas oceánicas más pequeños que existen, de tipo Mini (6,50 metros de eslora). Esta regata, que se celebra cada dos años, por la preparación que requiere, es una de las más exigentes del circuito de alta mar y pone a prueba a los regatistas, ya que tienen que cruzar el Atlántico sin asistencia y sin ningún medio de comunicación con tierra (sin enrutamiento meteorológico por satélite, ni ordenador, ni teléfono). Cada Mini dispone de una baliza de localización por satélite y de llamada de socorro como último recurso. Para garantizar su seguridad en alta mar, unos veleros llamados «embarcaciones de acompañamiento» navegan en medio de la flota para vigilarla a lo largo del recorrido. El reglamento exige la presencia de una de estas embarcaciones por cada 12 Minis.

Los 84 «Ministes» seleccionados partirán de Les Sables-d’Olonne hacia Saint-François, en Guadalupe, con una escala en las Islas Canarias. El recorrido de la carrera es muy táctico, no solo requiere estrategia, sino que también hay que superar un número importante de desafíos. La primera etapa entre la salida y Portugal puede ser bastante ardua debido a los vientos en contra y a la posibilidad de temporales. Cruzar el Golfo de Vizcaya no está exento de dificultades. El posible encuentro con orcas tampoco es un factor anodino, como pudieron comprobar varios skippers durante la Mini Transat 2021. La segunda etapa, de 2700 millas, dura unas dos semanas y se desarrolla en su mayor parte con vientos alisios hasta la línea de meta.

La embarcación

Anaëlle Pattusch cruzará el Atlántico en un Pogo 3, un velero de regatas oceánicas de 6,5 metros de eslora diseñado por el arquitecto naval Guillaume Verdier y construido en los astilleros de Pogo Structures, en Bretaña. Esta embarcación es una de las mejores de la clase Mini, un velero de producción que ha demostrado su valía en las regatas oceánicas, especialmente en la Mini Transat.

Anaëlle ha tomado posesión de su embarcación el 14 de febrero de 2022, momento en el que ha iniciado su preparación para conseguir su clasificación en 2022 en el Mediterráneo y posteriormente en el Atlántico, tras lo cual empezará a trabajar en su rendimiento en el centro de entrenamiento de Lorient Grand Large.

Preparación

Se requieren dos años de dura preparación en la escuela Lorient Grand Large, un centro de excelencia en vela de competición, situado en pleno Sailing Valley de Lorient. Esta escuela brinda apoyo a los skippers de las distintas categorías en su proyecto de regatas oceánicas: entrenamiento, preparación mental, prácticas en el agua, etc.

Anaëlle tendrá que completar 1000 millas náuticas en solitario fuera de carrera en un recorrido fijo hasta el sur de Irlanda y al menos 1500 millas en carrera a bordo de su Mini bautizado como «Flash, el 1042» para clasificarse y participar en la Mini Transat de 2023. Estas condiciones de selección garantizan la seguridad de los navegantes, favoreciendo la experiencia de cara a este ejercicio en solitario.

«Esta preparación de dos años en el Mediterráneo y el Atlántico me permitirá entrenar intensamente con mi embarcación, medirme con mis futuros rivales y ser seleccionada para participar en la regata de la categoría Series», explica Anaëlle.

Biografía de Anaëlle Pattusch

La regatista océanica más joven de Suiza contará con el apoyo del Grupo Mirabaud durante los dos años de su proyecto.

Nacida en Ginebra en 2003, Anaëlle Pattusch ha navegado desde niña a bordo del velero familiar en el lago Lemán y en numerosos cruceros por el mar en veleros alquilados. Aprendió a navegar sola en un Optimist a los 7 años y participó en varios Bol d’Or Mirabaud en las categorías «Surprise» y «Suspens». A los 12 años, empezó a competir en el Club Náutico de Versoix, en Laser, y luego en 29er. Ha participado en numerosas regatas y cursos de formación, como su reciente curso en el «La Fabrique Sailing Team» con Alan Roura, un viaje de transporte en el Figaro 3 de Justine Mettraux, la Swiss Sailing League Women’s Cup en la clase J70 en Ascona en 2020 y en Davos en 2021, y la regata en solitario SYZ Translémanique a finales de agosto de 2021 (2o puesto femenino).

Paralelamente a su proyecto de navegación, Anaëlle Pattusch se está preparando para obtener el título de bachillerato bilingüe, en la opción biología/química y, una vez hecho esto, se trasladará a Lorient a finales de junio para dedicarse por completo a su proyecto de Mini Transat.

Más informaciónes: www.anaelle-minitransat.com

Mirabaud y los deportes náuticos

Más que un deporte, la vela reúne a personalidades con talento en torno a objetivos comunes. En perfecta consonancia con su actividad, Mirabaud asocia su nombre y su imagen a los navegantes y a sus excepcionales hazañas.

  • Bol d’Or Mirabaud desde 2005
    La Bol d’Or Mirabaud, la mayor regata en aguas cerradas del mundo, reúne cada año en el lago Lemán a 500 embarcaciones y 3.000 regatistas, tanto aficionados como profesionales. Patrocinada por el Grupo desde 2005, la competición lleva sunombre desde 2007.
     
  • The Sailing Squad, 2021
    Con motivo de la 82ª edición de la Bol d’Or Mirabaud, Mirabaud ofreció a sus seguidores un concepto único en forma de miniserie, dividida en cuatro vídeos. The Sailing Squad cuenta la historia de jóvenes regatistas internacionales que se encuentran por primera vez en Ginebra durante la legendaria regata Bol d’Or Mirabaud. Los cinco jóvenes navegantes están bajo la tutela de la doble campeona olímpica y presentadora de televisión británica, Shirley Robertson. Este año ya se está preparando la segunda edición con muchas sorpresas.
     
  • Mirabaud Yacht Racing Image desde 2010
    Creado en 2010, el premio Mirabaud Yacht Racing Image es el principal concurso fotográfico del mundo dedicado a la vela como deporte de competición. Su objetivo es destacar las mejores fotografías de regatas tomadas durante el año. Éstas deben reflejar la esencia, la estética y la dinámica de este deporte.
     
  • SUI Sailing Awards
    La larga trayectoria de Mirabaud en el mundo de la vela se refleja no sólo por su patrocinio de competiciones y eventos, sino también por su apoyo a los regatistas con talento. El premio «Junior Sailor», patrocinado por Mirabaud, forma parte de los SUI Sailing Awards, que premian a las figuras más meritorias del mundo de la vela - un compromiso que está en perfecta consonancia con sus valores.
     
  • Mirabaud BaselHead Regatta desde 2019
    La regata internacional Mirabaud BaselHead Regatta es una de las mayores competiciones de remo del mundo. Un total de 100 tripulaciones procedentes de 10 naciones se enfrentan en una persecución de 6,4 kilómetros en pleno centro de Basilea. Mirabaud es el patrocinador principal del evento desde 2019.

    El singular recorrido lleva a los competidores a pasar por debajo de tres puentes en el corazón de Basilea. Esta competición requiere mucha habilidad y destreza por parte de las tripulaciones. Los espectadores pueden seguir las pruebas a lo largo de todo el recorrido.

Mirabaud también ha patrocinado al navegante suizo Dominique Wavre en la clase IMOCA (en la Barcelona World Race en 2010, la Transat Jacques Vabre en 2011 y la Vendée Globe en 2012), así como a Mike Horn y al equipo Spindrift Racing de Donna Bertarelli.