Notas de prensa

Una victoria y un récord para Spindrift en la Transat Québec Saint-Malo

Spindrift 2, que salió el pasado 13 de julio desde Quebec, recorrió el Atlántico en apenas 6 días con una velocidad media de 22,1 nudos (20,99 en la ruta teórica de 2.897 millas) durante esta 9ª edición de la Transat Québec Saint-Malo.

Tras recorrer 3.212 millas, Yann Guichard, Dona Bertarelli y los 12 miembros de su tripulación fueron los primeros en cruzar la línea de meta en su trimarán negro y dorado en la ciudad Malouine, el martes 19 de julio a las 23 horas 17 minutos y 41 segundos (hora local), estableciendo así el nuevo récord de esta mítica competición.

La tripulación mejora en 1 día 19 horas 6 minutos y 19 segundos el tiempo logrado por Loïck Peyron en 1996 (7 días 20 horas y 24 minutos) a bordo del trimarán Orma Fujicolor II. La travesía exprés del Spindrift 2, que salió tres días después que los monocascos y multicascos, pone de manifiesto el potencial y el rendimiento de este barco legendario. Bajo la dirección de Yann

Guichard, su patrón, el equipo supo sacar el máximo partido de la embarcación y aprovechar las diversas condiciones meteorológicas de la ruta.

Una travesía exprés en tres actos:

Acto 1. Sortear las trampas del San Lorenzo

Fue necesario redoblar la vigilancia a bordo del Spindrift 2 para la remontada del río San Lorenzo. Desde el comienzo de la carrera, con un viento de 8 a 10 nudos, se entabló una batalla de trasluchadas con Oman Sail, segundo participante en la categoría Ultime, para negociar las zonas estrechas del río, a las que hay que añadir islas y bancos de arena.  Avanzando bajo chubascos, el equipo tuvo, a pesar de todo, ocasión de disfrutar de las riquezas naturales del río hasta Percé, ciudad de Quebec situada en el extremo de la península de Gaspé, que marca la entrada en el golfo de San Lorenzo.

Acto 2. Travesía del océano Atlántico sobre un costado

Las botas y los chubasqueros volvieron a aparecer en cubierta tras la roca Percé. En esa marca del recorrido, el maxi trimarán recuperó el viento, pero se encontró rápidamente sumido en una mar brava y de ola corta, acompañada de una espesa niebla, provocada por el encuentro de la corriente del Labrador, corriente oceánica fría procedente del océano Ártico, con el agua más caliente de la corriente del Golfo.

El barco negro y dorado a partir de ahí empieza a devorar millas y navega a velocidades medias considerables de 30 y 35 nudos, con picos regulares por encima de los 40 nudos. Las duras condiciones meteorológicas unidas a unas altas velocidades hacen la vida a bordo difícil, pero también resultan propicias para atravesar el océano sobre un costado por la ruta directa hacia la roca Fastnet.

Acto 3.  Doblar la roca Fastnet y rumbo a Saint-Malo

¡Se acabó el deslizarse vertiginosamente! Al acercarse a las costas irlandesas, cambio de amura para el Spindrift 2 y paso por la última marca obligatoria del recorrido alrededor de la mítica roca Fastnet. Después de la espesa niebla que los acompañó durante toda la travesía, de pronto un dorsal anticiclónico se sitúa ante la proa del trimarán. Los vientos ligeros y las fuertes corrientes no dan respiro a los 14 miembros de la tripulación, que deben maniobrar constantemente. Sin embargo, logran alcanzar a los Multi 50 y se sitúan a la cabeza de la flota hasta Saint-Malo, donde llegan al caer la noche.

A la luz de la luna llena, Spindrift 2 y su tripulación, 13 hombres y una mujer, hacen su entrada en la ciudad Saint-Malo bajo la mirada de numerosos espectadores, seguidores apasionados o veraneantes, que han ido a darles la bienvenida a lo largo del muelle de la Bolsa de la estación marítima. Esta regata transatlántica en equipo, primera competición de la temporada a bordo del maxi trimarán, ha sido positiva para todos sus miembros, que han trabajado con pasión estos últimos meses para tener el barco listo y a pleno rendimiento. Una buena ocasión, también, para afianzar el equipo de navegantes, para mantenerse en un nivel superior y trabajar la cohesión de la tripulación con vistas al próximo intento en el Trofeo Julio Verne.         

Declaraciones:

Yann Guichard, patrón del Spindrift 2:

«Estamos muy contentos de haber ganado esta competición.  A la salida pensábamos que podíamos bajar algo de los siete días, pero acabar en 6 es una crono excelente. Todo el equipo ha hecho un trabajo increíble. Yo ya había participado en la Transat en 2004. Desgraciadamente, tuve que abandonar en mitad del Atlántico, por eso, ahora, no solo acabarla, sino además batir el récord es fantástico.

La travesía del San Lorenzo es bastante increíble. La salida es muy estrecha y las primeras 50 millas son bastante difíciles. Por suerte, zarpamos con viento portante con Oman Sail. Fue una bonita lucha con muchos giros, tan pronto íbamos delante nosotros como nos adelantaban ellos. Por fin, logramos escaparnos justo antes de la boya de Gaspe, gracias a un pequeño golpe de viento mientras que ellos se quedaron en una encalmada. Los mejores recuerdos son los de la salida del San Lorenzo y el paso de Saint Pierre, donde había gente esperándonos al anochecer con un viento de 40 nudos. Fue un momento increíble.

Todo ha funcionado muy bien a bordo. Contábamos con tres nuevos integrantes, dos de ellos ingleses. En seguida se aclimataron y se hicieron con las dimensiones del barco. Los ánimos eran fantásticos, el barco está en perfecto estado, listo para volver a zarpar mañana para atravesar de nuevo el Atlántico o dar la vuelta al mundo.

Dona y yo hemos logrado crear un equipo de personas como nosotros, con pasión por el mar y el rendimiento, y esto lo hemos demostrado con creces; hemos logrado llevar el barco a toda velocidad a través del Atlántico.

Vamos a quedarnos unos días en Saint-Malo, donde nos han dado una acogida muy calurosa; después llevaremos el barco a nuestro puerto de amarre de la Trinité-sur-Mer para prepararlo para el siguiente objetivo, el Trofeo Julio Verne el próximo invierno».

Dona Bertarelli, timonel trimmer a bordo del Spindrift 2:

«Ha sido fantástico, tanto como experiencia deportiva como en el aspecto humano. Hacía muchos años que quería hacer la Transat Québec Saint-Malo. La regata es magnífica. La salida de Quebec, el San Lorenzo, pasar todas esas marcas que son históricas y míticas, como la roca Percé, Saint-Pierre-et-Miquelon y la Fastnet y después la llegada a Saint-Malo. Hay muchas regatas dentro de esta regata.

En el San Lorenzo navegamos a poca velocidad, ya que en algunos lugares incluso hay límites de velocidad para proteger las Belugas, pero también tuvimos mucho cuidado con todos los demás cetáceos que hay en la zona antes de acelerar en el Atlántico. Hay montones de cosas en esta competición que la hacen muy bonita y muy especial.

Estamos muy contentos de haber batido el récord de Loïck Peyron. Es difícil batir récords en una salida de regata, porque, al no poder elegir el momento de soltar amarras, es preciso adaptarse a las condiciones meteorológicas que se presenten. El viento nos ha faltado sobre todo en la llegada. En cualquier caso, hemos hecho una crono muy buena y estamos muy orgullosos de lo que hemos conseguido hoy».

Antonio Palma, Socio Gestor de Mirabaud:

«Este nuevo récord demuestra una vez más las cualidades excepcionales del Spindrift 2 y de su tripulación. Esta victoria tiene un sabor especial para Mirabaud, dado que este año celebramos nuestro 30 aniversario con presencia en Canadá. Es un muy buen augurio ante el próximo intento de hacerse con el Trofeo Julio Verne».