Innovación

El Spindrift 2 se transforma para el Trofeo Julio Verne

Entrevista a Antoine Carraz, responsable de la oficina de estudios de Spindrift racing. Explica los cambios introducidos en el Spindrift.

¿Cuáles son las herramientas tecnológicas utilizadas para calcular en margen de progresión de un barco como el Spindrift 2 y, a partir de ahí, decidir las modificaciones necesarias, como la de acortar el mástil?

Fue gracias a los programas informáticos como nos dimos cuenta de que podíamos aligerar el barco reduciendo la altura del mástil, aumentando su rendimiento simultáneamente. Para evaluar la velocidad teórica de un barco se utiliza un programa llamado Velocity prediction programme (VPP). Con él puede simularse la velocidad en función de la fuerza del viento y de su ángulo respecto al barco.  Antes de utilizarlo habíamos hecho un estudio aerodinámico e hidrodinámico del barco con otros programas específicos que simulan pruebas en dársena y en túnel.

¿Han evolucionado esas herramientas en los últimos años? ¿Especialmente desde el momento en que se diseñó el barco?

Sí. Las herramientas han evolucionado muchísimo, sobre todo gracias al mayor rendimiento de los ordenadores. Antes había que hacer ensayos en dársenas de carena o en túneles aerodinámicos. Era muy costoso y muy complicado. Ahora se obtienen los mismos resultados por medios digitales.

¿En qué aspectos ha ayudado más la evolución tecnológica de estos últimos años a un proyecto como el de Spindrift racing en el Trofeo Jules Verne?

En muchos, pero sobre todo en el de los materiales utilizados para la construcción: el carbono, el titanio... Y para fabricar las velas, que hoy son mucho más ligeras y resistentes.

Un mejor conocimiento de los materiales compuestos, especialmente desde que se utilizan en aeronáutica, nos ha permitido reducir sensiblemente el peso de cada elemento del trimarán. Los programas de cálculo de estructura hacen posible un mejor ajuste de los factores de seguridad, y aligerar el peso total del barco. Los materiales están cambiando constantemente. 

¿Pueden medirse las ganancias esperadas en cuanto a velocidad y fiabilidad? Y si es así, ¿con qué precisión?

Las ganancias de velocidad se definen, primero, de forma teórica mediante el VPP, lo que nos permite realizar las principales elecciones técnicas. Durante la navegación, una central de mediciones registra todos los parámetros del barco, y luego los ingenieros analizan todos esos valores para obtener las ganancias e introducir ajustes técnicos en caso necesario. Las herramientas de medición se han perfeccionado mucho; su margen de error es de menos de un 1%.

¿Puede un proyecto como el de Spindrift racing en el Trofeo Jules Verne hacer avanzar la tecnología, y que los avances se incorporen a la navegación de recreo?

Los barcos del tipo del Spindrift 2 siguen siendo muy específicos y algunos sistemas seguirán siempre reservados a la competición, sobre todo por la complejidad de su manejo. Sin embargo, otros muchos elementos, como el tejido de las velas, las cuerdas o los sistemas de energía, se verán dentro de unos años en los barcos de recreo.