Internacional

Dubái por Mirabaud

Mirabaud está presente en Dubái desde el 2007. En una de las regiones más dinámicas del mundo, nuestro banco es especialista en la gestión de activos privados e institucionales y en el segmento de Corporate Finance.

Mirabaud Middle East dispone actualmente de una licencia bancaria completa que le permite ofrecer una amplia gama de productos y servicios financieros. Trabajamos en estrecha colaboración con Mirabaud Securities de Londres para las operaciones de fusiones y adquisiciones. Mirabaud Middle East es para nosotros un verdadero puente de acceso a Oriente Medio, India, África y Asia. Nuestra presencia en Dubái ofrece interesantes oportunidades a los inversores privados e institucionales interesados en la diversificación geográfica y en el potencial de crecimiento de estos mercados.

Un punto de confluencia del comercio mundial

En árabe, Dubái, Al Wasl significa conexión. Un nombre predestinado para esta ciudad de más de un millón de habitantes que se ha convertido en un punto de confluencia ineludible entre el norte y el sur, entre el este y el oeste. Este nombre refleja la intensa actividad comercial de esta región.

En el aire

Emirates Airlines, la primera compañía aérea de Oriente Medio, ha tenido el desarrollo más rápido del mundo. Con 70 millones de pasajeros al año, el aeropuerto internacional de Dubái ocupa el primer puesto mundial por el número de viajeros internacionales. El terminal puede alojar veintiséis Airbus A380 simultáneamente.

En el mar

El gran desarrollo también se refleja en el puerto de Dubái, que ha pasado a ocupar el tercer puesto mundial por el tráfico comercial. El puerto de Jebel Ali, construido en 1979, tiene una superficie de 350 hectáreas y es el mayor puerto artificial del mundo. Puede recibir 15 000 barcos al año. Es un auténtico centro para el tráfico de mercancías procedentes de Oriente Medio, África y el subcontinente indio y permite acceder a un mercado de 2.000 millones de personas en la región.

Por último, la posibilidad que se ofrece a los emprendedores de instalarse en las zonas francas para crear empresas – el 54% de las sociedades vienen del exterior de Oriente Medio – demuestra el dinamismo del comercio y los negocios en Dubái.   

Un país de cincuenta años

Todo comenzó realmente en 1966, hace menos de cincuenta años, cuando se descubrió el yacimiento petrolífero de Fateh.

Cinco años más tarde, en 1971, se constituyó la federación de los Emiratos Árabes Unidos, con el objetivo de reforzar la seguridad y la prosperidad de la región. Ese mismo año se empezó a construir el aeropuerto internacional de Dubái.

En 1979 se inauguraron el puerto de Jebel Ali y, al mismo tiempo, el World Trade Center, que en el aquel momento era el rascacielos más alto de la ciudad. Este año marcó el comienzo de grandes y ambiciosos proyectos arquitectónicos.

En 1985 se fundó la aerolínea Emirates así como la zona franca que rápidamente empezó a atraer a inversores extranjeros.

1999 fue el año de la inau-

guración del Burj Al-Arab, el único hotel de siete estrellas del mundo.

En 2002 se iniciaron numerosos proyectos, como los de construcción de la torre más alta del mundo y de 200 islas artificiales.

En 2010 abrió sus puertas el hotel Burj Khalifa, el edificio más alto del mundo, cuyo punto culminante se encuentra a 828 metros.