Cultura

La Orquesta Sinfónica de Baleares gana impulso gracias a Mirabaud

Desde hace un año, Pablo Mielgo y Joji Hattori son codirectores artísticos de esta formación orquestal española patrocinada por Mirabaud.

La Orquesta sinfónica de Baleares (OSB) adquirió un nuevo empuje hace un año. En verano de 2014 se incorporaron el director español Pablo Mielgo y el director japonés Jojo Hattori para formar un tándem bien fusionado, decidido a elevar el nivel de la formación orquestal. «Somos muy amigos, trabajamos muy bien juntos», comenta Pablo Mielgo. «Por eso hicimos una propuesta conjunta a las autoridades políticas y las instituciones autonómicas para ser codirectores artísticos de la OSB. Y aceptaron nuestra candidatura».

La actividad de la OSB es realmente intensa; además de los quince conciertos de abono por temporada, ofrece conciertos extraordinarios, producciones de ópera y colaboración en proyectos sociales. Gracias a su doble vocación, sinfónica y lírica, es un importante dinamizador de la vida cultural del archipiélago balear. «Tenemos una temporada completa que se extiende desde mediados de octubre hasta el mes de agosto, con conciertos de verano incluidos que se celebran habitualmente en el castillo de Bellver», apunta Pablo Mielgo. Este espléndido monumento del siglo XIV, situado en una colina cubierta de pinos a solo tres kilómetros del centro histórico de Palma de Mallorca, logra atraer un público turista exigente en la temporada estival.

Aunque sus orígenes se remontan a finales de los años cuarenta, la formación de 70 músicos no recibió su título oficial de Orquesta Sinfónica de Baleares hasta 1988. Su sede habitual es el Auditorio de Palma de Mallorca, inaugurado en 1969 por representantes tan ilustres del mundo de la música como Herbert von Karajan y la Orquesta filarmónica de Berlín, pero también actúa en Menorca y en otros lugares del archipiélago. En cuanto a la ópera, la OSB actúa en el Teatro principal de Palma, un teatro italiano con butacas de terciopelo rojo. Pablo Mielgo dirigirá allí La Traviata, de Verdi, en abril de 2016. En este mismo espacio podrán escucharse la Cavalleria rusticana, de Pietro Mascagni, Manon Lescaut, de Puccini, o El barbero de Sevilla, de Rossini.

Nos proponemos, por una parte, mejorar la calidad artística de los directores y los solistas invitados y, por otra, transformar la orquesta incorporando proyectos sociales y reagrupando el repertorio sinfónico y el operístico.

Pablo Mielgo

Entre los artistas esperados la próxima temporada cabe destacar al pianista francés Pierre-Laurent Aimard, que interpretará el Concierto para piano n.o 2 de Beethoven bajo la batuta de Pablo Mielgo (25 de febrero de 2016). El director de orquesta español se medirá con la imponente Sinfonía n.º 2 de Mahler (28 de enero), mientras que Joji Hattori dirigirá la Primera Sinfonía del mismo autor (26 de mayo) y Katia y Marielle Labèque protagonizarán el Concierto para dos pianos de Poulenc (19 de mayo). Además de los conciertos de abono, la OSB organiza eventos para familias y niños y conciertos especiales en Navidad y Año Nuevo.

«Es una orquesta de muy buen nivel», afirma Joji Hattori. «La colaboración de Mirabaud, sumada a las subvenciones públicas autonómicas, permitirá desarrollar la actividad de esta formación española». «Nos proponemos, por una parte, mejorar la calidad artística de los directores y los solistas invitados y, por otra, transformar la orquesta incorporando proyectos sociales y reagrupando el repertorio sinfónico y el operístico», explica Pablo Mielgo. El público turista de Baleares, «cada vez más informado» en opinión de Joji Hattori, es un acicate para la invitación de solistas de renombre, como el célebre tenor peruano Juan Diego Flórez, que actuó en el Auditorio de Palma de Mallorca en agosto. Sin duda, ambos directores artísticos harán todo lo posible por mantener este empuje.