1. Introducción

La mayor complejidad y sofisticación de los mercados financieros dio lugar a la aprobación de una normativa a nivel europeo cuyo principal objetivo es mejorar la protección de los inversores minoristas, es decir, aquellos que no invierten de forma profesional. 

Esta nueva normativa , conocida como MiFiD (Markets in Financial Instruments Directive), ha trasladado a la legislación española cambios importantes en la relación entre inversores y entidades financieras, siendo su objetivo principal la protección del inversor, objetivo que se pretende lograr a través de tres vías:

  • Garantizando la máxima transparencia de los mercados.
  • Reduciendo los costes de las operaciones.
  • Estableciendo nuevos requisitos a las entidades:

    • A la hora de ofrecer servicios de inversión a sus clientes.
    • En la ejecución de estos servicios de inversión.

La Directiva 2004/39/CE relativa a los Mercados de Instrumentos Financieros y sus dos normas de desarrollo, la Directiva 2006/73/CE y el Reglamento (CE) 1287/2006 constituyen la normativa MiFID, que entró en vigor para toda la Unión Europea en noviembre de 2007. Dichas directivas han sido objeto de transposición al ordenamiento jurídico español mediante la Ley 47/2007, por la que se modifica la Ley 24/1988 del Mercado de Valores, y mediante el Real Decreto 217/2008, sobre el régimen jurídico de las empresas de inversión y demás entidades que prestan servicios de inversión, que desarrolla la Ley del Mercado de Valores.

Una de las medidas en vigor para procurar la protección del inversor es la puesta a disposición del mismo, y con antelación a la prestación del servicio de inversión, de información sobre la entidad que le ofrece dichos servicios, los servicios ofrecidos, las políticas aplicadas en materia de protección de activos, conflictos de interés y ejecución de órdenes, así como sobre los instrumentos financieros con los que se opera y los riesgos asociados a los mimos.

MIRABAUD & CIE (EUROPE), S.A., SUCURSAL EN ESPAÑA (en adelante “la entidad”, tiene a disposición de los interesados la versión actualizada de este documento en su sitio web www.mirabaud.com y en soporte duradero (soporte papel) en todas las oficinas de la entidad.

2. Información sobre los servicios prestados

El Banco presta a sus clientes los servicios que figuran en el programa de actividades registrado en la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), salvo el servicio de asesoramiento en materia de inversión. Los servicios principales ofrecidos a los clientes minoristas son los siguientes:

  • Servicio de recepción y transmisión de órdenes.
  • Servicio de gestión discrecional e individualizada de carteras.
  • Servicio de administración y custodia de valores.

La relación contractual entre el Banco y sus clientes se materializa mediante un contrato global referente a los servicios de apertura de cuenta corriente, administración y custodia de valores y recepción y transmisión de órdenes y un contrato específico de gestión discrecional e individualizada de carteras de inversión.

3. Envío y frecuencia de la información

El banco informará de todos los datos relevantes  en relación con los instrumentos financieros gestionados o administrados, de acuerdo siempre con los criterios de información previstos y exigidos por la normativa en vigor.

En el caso de la prestación del servicio de ejecución de órdenes no relacionadas con el servicio de gestión discrecional e individualizada de carteras de inversión, el Banco proporcionará al Cliente en un soporte duradero la información esencial sobre la ejecución de la orden, tan pronto como sea posible y a más tardar el primer día hábil siguiente a la ejecución de la orden o, cuando el Banco reciba la confirmación de un tercero, a la recepción de la confirmación del tercero.

Esta información podrá ponerse a disposición del Cliente en su “espacio privado” de forma inmediata igualmente y en los términos mencionados anteriormente, en los casos en que se haya contratado el servicio de banca electrónica denominado “eBanking”.

Los Clientes, tanto los que hayan contratado con el Banco el servicio de recepción y transmisión de órdenes como aquellos que hayan contratado el servicio de gestión discrecional e individualizada de carteras de inversión recibirán mensualmente información sobre la composición de la cartera y las operaciones ejecutadas en el periodo. El envío de estos estados de posición mensuales suplirá al obligatorio estado anual previsto en la normativa del mercado de valores.

4. Clasificación de clientes

La normativa MiFID establece diferentes niveles de protección a los clientes en su relación con las entidades financieras. Esta protección consiste fundamentalmente en:

  • Evaluar la conveniencia e idoneidad de determinados productos para el cliente.
  • Proporcionar información al cliente tanto antes como después de la contratación.

Los clientes se clasifican en las siguientes categorías de forma objetiva por la normativa MIfid:

  • Minorista: personas físicas y pequeñas y medianas empresas. El nivel de protección que le otorga la normativa MiFID es máximo. Por defecto, todos los clientes de Mirabaud & Cie (Europe), S.A., Sucursal en España se clasificarán como clientes minoristas
  • Profesional: por lo general empresas de gran tamaño a las que la normativa MiFID otorga un nivel de protección medio.
  • Contraparte elegible: entidades de crédito, empresas de inversión, gobiernos nacionales y organizaciones supranacionales. La normativa MiFID les otorga es menor nivel de protección.

Es posible un cambio de clasificación  de Cliente Minorista a Cliente Profesional, de Cliente Profesional a Cliente  Minorista o Contraparte Elegible o de Contraparte Elegible a Cliente Profesional o a Cliente Minorista, siendo para ello necesario suscribir el formulario específico que a tal efecto se encuentra disponible en nuestras oficinas o en la página web.

El cambio de Cliente Minorista a  Cliente Profesional tiene como consecuencia inmediata para el Cliente la pérdida del grado de protección que la categoría de Cliente Minorista le otorga, Para aceptar tal cambio de clasificación, además del formulario específico el Cliente deberá acreditar el cumplimiento de, al menos, dos de los tres siguientes requisitos: 

1. Que el cliente haya realizado operaciones de volumen significativo en el mercado de valores, con una frecuencia media de más de diez por trimestre durante los cuatro trimestres anteriores.

2. Que el valor del efectivo y valores depositados sea superior a 500.000 €

3. Que el cliente ocupe, o haya ocupado durante al menos un año, un cargo profesional en el sector financiero que requiera conocimientos sobre las operaciones o servicios previstos.

El Banco evaluará individualmente cada solicitud de cambio de clasificación presentada y, en su caso, comunicará por escrito el cambio de clasificación.

5. Tarifas, gastos y costes asociados

El Banco percibirá por la prestación de los servicios de inversión las tarifas y comisiones previstas en las tarifas comunicadas a la Comisión Nacional del Mercado de Valores y que figuran publicadas tanto en la propia Comisión Nacional del Mercado de Valores como en la página web del Banco y que tienen el carácter de tarifas máximas.

6. Incentivos

En la prestación de los servicios de inversión el Banco puede percibir honorarios, comisiones o beneficios en especie (no monetarios) que se detallan de forma resumida a continuación:

  • Comercialización de Instituciones de Inversión Colectiva internacionales gestionadas por terceros: el Banco ha suscrito contratos de sub-distribución con plataformas de distribución internacionales en virtud de los cuales recibe entre el 0% y el 1,50% de la comisión de gestión.
  • Comercialización de Instituciones de Inversión Colectiva gestionadas por Mirabaud: el Banco ha suscrito contratos de distribución en virtud de los cuales recibe de entidades del grupo entre el 0% y el 1,50% de la comisión de gestión.
  • Colocación de instrumentos financieros: el Banco percibe del emisor una comisión por la colocación de instrumentos en el mercado primario que suele consistir en un margen sobre el importe colocado.
  • Prestación de servicios de inversión y servicios bancarios por otras entidades: el Banco percibe un porcentaje sobre las comisiones devengadas por los clientes presentados a otras entidades financieras por las prestación de servicios bancarios habituales.
  • Productos estructurados: el Banco percibe una comisión equivalente a un porcentaje sobre el saldo medio del producto, hasta un 2% máximo.

En la prestación de los servicios de inversión el Banco puede pagar honorarios, comisiones o beneficios en especie a terceros, agentes o prescriptores de negocio, por los ingresos obtenidos por el Banco en la prestación de servicios de inversión. Las cantidades pagadas son un porcentaje, entre el 10% y el 50% de los ingresos para el Banco.

7. Clasificación de productos

Parte de los productos de la amplia gama que la Entidad ofrece a sus clientes se encuentra bajo el ámbito de la normativa MiFID., que clasifica los productos en complejos y no complejos en función de su nivel de riesgo, su liquidez y su complejidad financiera:

Productos complejos

  • Renta fija o variable (o instrumentos del mercado monetario) que incorporen alguna estructura o derivado implícito (participaciones preferentes, deuda subordinada, convertibles, etc.)
  • Instituciones de Inversión  Colectiva no armonizadas (fondos de inversión libre “Hedge Funds”, inmobiliarios, de capital riesgo o estructurados).
  • Derivados financieros (opciones, futuros, permutas, diferencias, warrants, derechos de suscripción preferente  adquiridos en el mercado, etc.).
  • Productos estructurados sin garantía de capital.

Productos no complejos

  • Instrumentos del mercado monetario (letras, certificados de depósito y pagarés)
  • Renta variable
  • Renta fija
  • Instituciones de Inversión Colectiva armonizadas

8. Evaluación de la Conveniencia e Idoneidad

Uno de los objetivos fundamentales de la normativa MiFID consiste en asegurar la conveniencia e idoneidad de los productos y servicios comercializados por las entidades a los clientes.

Test de conveniencia

Para comprobar la adecuación del producto al cliente, la Entidad ha diseñado un test de conveniencia. El test de conveniencia únicamente se realizará a clientes Minoristas de forma previa a la formalización de los contratos para evaluar los conocimientos y experiencia del cliente para contratar productos complejos.

Test de idoneidad

Será necesario cumplimentar el test de idoneidad previo a la prestación del servicio de gestión discrecional de carteras y/o asesoramiento en materia de inversiones. El objetivo del test de idoneidad es la perfilación del cliente y la asignación de la cartera que responda a sus objetivos, situación financiera, conocimientos y experiencia.

El test de idoneidad se realizará a clientes Minoristas y Profesionales siendo de obligatoria respuesta para poder prestar al cliente este servicio.

9. Naturaleza y riesgos de los productos MiFID


Renta Fija

Son un amplio conjunto de activos negociables que emiten las empresas y las instituciones públicas  y que  representan préstamos que dichos emisores reciben de los inversores. A diferencia de la renta variable, su titular tiene derechos económicos pero no confiere derechos políticos a sus titulares, ya que no son títulos de propiedad. El principal derecho económico es el derecho a percibir los intereses pactados y la devolución de la totalidad o parte del capital invertido en una fecha dada, dependiendo de si es renta fija simple o no.  Por lo tanto, el inversor en renta fija se considera  acreedor de la sociedad, a diferencia del accionista, que tiene la consideración de propietario.

Los principales activos de renta fija se relación a continuación

  • Renta fija privada
  • Pagarés de empresa
  • Bonos y obligaciones simples
  • Bonos y obligaciones indexadas
  • Bonos y obligaciones convertibles
  • Obligaciones subordinadas
  • Cédulas hipotecarias
  • Titulizaciones (hipotecarias o de activos)

Renta fija pública

  • Letras del Tesoro
  • Bonos y Obligaciones del Estado
  • Pagarés emitidos por las Comunidades Autónomas y otros entes públicos

Tradicionalmente, en la renta fija los intereses , en la renta fija tradicional, los intereses se establecen de forma exacta desde el momento de la emisión y hasta su vencimiento. No obstante,  en la actualidad existen otras posibilidades, por ejemplo, emisiones que fijan intereses variables por ejemplo referenciados a la evolución de determinados índices o indicadores (como el Euribor), la evolución de una determinada cesta de activos, etc.

La renta fija tradicional se considera, en general, producto no complejo. Sin embargo, si conlleva alguna estructura (por ejemplo, rentabilidad referenciada a otros valores o índices), o son convertibles, o amortizables anticipadamente por el emisor o restan derechos de prelación ante acreedores, se consideran complejos.

Principales riesgos

  • Riesgo de mercado o de tipo de interés: posibilidad de que cuando el inversor desee vender su activo antes de la fecha de vencimiento, su precio de venta sea inferior al de compra. Este riesgo está unido fundamentalmente a la evolución de los tipos de interés, y se manifiesta cuando la rentabilidad del activo es inferior a la demandada en el mercado para el mismo plazo en el momento de su venta, es decir, cuando los tipos de interés suben. Este efecto es menor en los valores de renta fija que remuneran a tipos variables puesto que los pagos periódicos ya suelen incorporar las fluctuaciones de los tipos de interés.
  • Riesgo de crédito (o insolvencia): posibilidad de que el emisor no pueda hacer frente a sus compromisos de pago o de que se produzca un retraso en los mismos. El riesgo de insolvencia puede llevar a la pérdida total o parcial de la inversión. Las agencias de calificación independiente suelen asignar unos rating de crédito que expresan el nivel de riesgo que por ese concepto está asumiendo el inversor. Cuantas menos probabilidades existan de que el emisor pueda devolver la deuda, peor calificación crediticia tendrá.
  • Riesgo de liquidez: dificultad de transformar en efectivo la inversión antes de la fecha de vencimiento, lo que puede derivar en penalizaciones en el precio, en el caso de que fuera necesaria la venta con rapidez.
  • Tipo de cambio: posibilidad de recibir un importe distinto al esperado por la conversión de la divisa a euros, debido a la variación de los tipos de cambio de las divisas, sólo afecta a los activos denominados en moneda distinta al euro.
  • Plazo de vencimiento: a mayor plazo se suele dar un mejor tipo de interés, pero también existe una mayor sensibilidad a las fluctuaciones de los tipos de interés. Cuanto menor sea el plazo de vencimiento de las emisiones, menor será su riesgo, pues existirá una menor exposición a la fluctuación de los mismos.
  • Reinversión: cuando el activo adquirido tenga un vencimiento inferior al horizonte de inversión y sea necesario adquirir otro activo hasta completar ese periodo existe el riesgo de que en ese momento la rentabilidad que ofrezcan los activos sea inferior a la obtenida inicialmente.
  • Riesgo país: riesgos causados por la situación económica y política del país del emisor, o desde el que se invirtió, o en el que el emisor desarrolla su actividad.

Renta Variable

La renta variable es un instrumento financiero, generalmente acciones cotizadas o no cotizadas,  que, representan una parte del capital social de una empresa. Por tanto, otorgan a sus tenedores la calidad de socio propietario en proporción a su participación, si bien hay varias clases de acciones que pueden otorgar más o menos derechos a su poseedor (acciones ordinarias, privilegiadas, sin voto o rescatables).

Las acciones son aquellos que son parte de un capital, como por ejemplo las acciones de las sociedades anónimas. La denominación "variable" se relaciona con la variación que puede existir en los importes percibidos en concepto de dividendos, no siendo posible conocer a de antemano la rentabilidad que se obtendrá de la inversión.

La renta variable es un activo financiero sin vencimiento establecido y cuyo rendimiento dependerá de la marcha de la empresa emisora y de otros factores como la evolución de las distintas variables macroeconómicas, lo que no permite conocer de antemano la rentabilidad que se obtendrá con la misma.


Principales riesgos

  • Riesgo de mercado: las acciones son títulos de renta variable y es por ello que no es posible conocer con certeza la rentabilidad que se obtendrá de la inversión en este tipo de activos. El en caso de valores cotizados., la cotización de una acción depende en cada momento de la valoración que los participantes del mercado realicen de la sociedad emisora. Tal valoración depende de muy diversos factores. Los principales son las expectativas sobre el beneficio futuro de la sociedad, su tasa de crecimiento esperado, la evolución prevista de los tipos de interés, etc. También influyen factores de muy diversa índole como la confianza de los consumidores, indicadores macroeconómicos, o en caso de inversiones en países emergentes el llamado riesgo país que recoge las diferentes vicisitudes que puedan afectar al país en cuestión afectando a las inversiones. Un factor de medición del riesgo es la volatilidad, que mide las oscilaciones que presenta una cotización con respecto a un valor medio. Una acción con una volatilidad alta tiene más riesgo que una acción con volatilidad baja.
  • Riesgo de tipo de interés: pérdida potencial por la variación general de los tipos de interés.
  • Riesgo de crédito: por una parte existe el denominado “riesgo emisor” que es posibilidad de que el emisor no pueda hacer frente a sus compromisos de pago o de que se produzca un retraso en los mismos. Otro tipo de riesgo es el denominado “riesgo de contraparte” que es la pérdida potencial ante un impago de una contraparte en las operaciones que efectúan las instituciones.
  • Riesgo de liquidez: dificultad que se pudiera tener al intentar deshacer la inversión con rapidez, lo que puede derivar en penalizaciones en el precio. Riesgo de Tipo de cambio: variación de los tipos de cambio de las divisas, afecta a los activos denominados en moneda distinta al euro.
  • Riesgo país: riesgos causados por la situación económica y política del país del emisor, o desde el que se invirtió, o en el que el emisor desarrolla su actividad.

Instituciones de Inversión Colectiva

Son Instituciones de inversión colectiva aquellas que tienen por objeto la captación de fondos, bienes o derechos del público para gestionarlos e invertirlos en bienes, derechos, valores u otros instrumentos, financieros o no, estableciéndose el rendimiento del inversor en función de los resultados colectivos. Su forma jurídica puede ser de Fondo o Sociedad de Inversión, las más comunes dentro de esta última categoría son las Sociedades de Inversión de Capital Variable (SICAV).

Los Fondos de Inversión (en adelante, FI) son patrimonios separados sin personalidad jurídica, pertenecientes a una pluralidad de inversores, incluidos entre ellos otras IIC, cuya gestión y representación corresponde a una Sociedad Gestora, que ejerce las facultades de dominio sin ser propietaria del Fondo, con el concurso de un Depositario.

Las Sociedades de Inversión (en adelante, SI) adoptan la forma de sociedad anónima, siendo su objeto social el anteriormente descrito para las IIC. Cuando así lo prevean los estatutos sociales, la Junta General o, por su delegación, el Consejo de Administración podrán acordar que la gestión de sus activos, en su totalidad o en parte, se encomiende a una o varias SGIIC o a una o varias entidades habilitadas para realizar en España el servicio de inversión previsto en la normativa del mercado de valores.

En el caso de Fondos de Inversión, los partícipes, o inversores son las personas que aportan sus ahorros al fondo de inversión. Son copropietarios del patrimonio del Fondo, del que les corresponde un porcentaje en función de su aportación (número de participaciones). En el caso de Sociedades de Inversión, los inversores tienen la condición de socios.

El valor liquidativo de las participaciones o acciones es el resultante de dividir el patrimonio total del fondo entre el número de participaciones o acciones existentes. La Sociedad Gestora publicará de forma periódica el valor liquidativo del Fondo o la Sociedad. El valor de una participación en un Fondo de inversión o una acción en una Sociedad de Inversión dependerá de la evolución del valor de los activos que componen su cartera.

Las características más relevantes de los fondos de inversión son las siguientes: existencia de una gran variedad de fondos de inversión diferenciados por la tipología de los activos en los que invierten, es decir, su vocación inversora, la gestión profesional y especializada en la toma de decisiones de inversión, la diversificación de las inversiones con el fin de diversificar los riesgos y así proteger a los inversores y la posibilidad de acceso a productos financieros que, en ocasiones, no estarían al alcance del cliente a través de la inversión directa.

En función de su tipología y la clase de activos en la que invierten se podrían clasificar de la siguiente forma:

  • De renta fija: Invierten la mayoría de su patrimonio en activos de renta fija (obligaciones y bonos, letras, pagarés, etc.). Aquellos que, dentro de esta categoría invierten únicamente en activos a corto plazo (plazo de reembolso inferior a 18 meses) y no pueden invertir en activos de renta variable, se denominan fondos monetarios (“money market”).
  • Mixtos: Invierten parte de su patrimonio en activos de renta fija y parte en renta variable.
  • De renta variable: Invierten la mayor parte de su patrimonio en activos de renta variable. Dentro de esta categoría se establecen subcategorías, según los mercados en los que se invierta (Europa, USA, etc), los sectores (telecomunicaciones, finanzas, etc.) u otras características de los valores en los que el fondo invierte.
  • Globales: Estos fondos no tienen definida con precisión su política de inversión y por tanto tienen libertad para no fijar de antemano los porcentajes en renta variable o fija en los que el fondo va a invertir.
  • Garantizados: Son fondos que aseguran que, como mínimo, a una fecha determinada, se conservan la totalidad o parte de la inversión inicial efectuada.


Los fondos y sociedades armonizados, los que cumplen con los requerimientos de la directiva europea UCITS de diversificación de riesgos, son no complejos. El resto de fondos se consideran alternativos.

Son complejos los fondos de inversión libre, los inmobiliarios y los tradicionales garantizados de rendimiento variable, por conllevar un derivado.


Principales riesgos

Los riesgos dependerán del tipo de Institución de Inversión Colectiva, de las características de la propia institución y de los activos en que invierta así como las zonas geográficas definidas para la realización delas inversiones. Todas estas características se recogen en el folleto de cada Institución registrado y publicado en la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).


Derivados

Un derivado es un instrumento financiero cuyo precio está ligado a otro instrumento financiero. A este otro instrumento financiero se le denomina “activo subyacente” (acciones, cestas de acciones, índices bursátiles, tipos de interés, divisa, materias primas, etc.). Su contratación se puede efectuar dentro de un mercado organizado o fuera de éstos (OTC).

Se trata de productos sofisticados, por lo que para invertir en ellos es necesario conocimientos específicos, siendo catalogados por la normativa MiFID como productos complejos.

Existen diferentes tipos de contratos de derivados. Los más comunes son los siguientes:

  • Futuros y forwards: son contratos en el que las partes acuerdan la compraventa de una cantidad concreta de un valor (activo subyacente), en una fecha futura predeterminada, a un precio convenido de antemano. Entre ellos, los denominados “Seguros de cambio” son contratos a plazo cuyo objetivo consiste en contratar hoy el tipo de cambio comprador o vendedor en una fecha futura entre dos divisas cualesquiera. La evolución de los tipos de cambio de las divisas durante el período de vigencia del contrato determinará el beneficio o pérdida de la operación.
  • Opciones: son contratos a plazo que otorgan a su poseedor el derecho teórico, que no la obligación, a comprar o a vender un número determinado de títulos sobre un activo subyacente a un precio establecido y hasta una fecha fijada de antemano. Para cada comprador de una opción simultáneamente existe un vendedor de esa opción. Por tanto, los vendedores de una opción tienen la obligación, pero no el derecho, a efectuar la transacción futura, estando por ello subordinados a la voluntad del tenedor de ejercitar o no esa opción. En el caso de los Warrants, existe un emisor de los títulos, que actúa como contrapartida en el mercado.
  • Permutas financieras (swaps): son contratos por los que dos partes se comprometen a intercambiar una serie de cantidades de dinero en fechas futuras. Cuando están referenciados a tipos de interés se denominan IRS (Interest Rate Swap) y se ofrecen como cobertura para reducir el riesgo de tipo de interés en el caso de préstamos hipotecarios a interés variable.


Principales riesgos

  • Riesgo de mercado: posibilidad de que se vea sujeto a variaciones súbitas y pronunciadas de su precio, dado que su valoración se determina en función de parámetros tales como el precio del subyacente en cada momento, sus niveles de volatilidad, los tipos de interés de los distintos plazos y los posibles dividendos que pueda devengar dicho subyacente. Un movimiento en cualquiera de estos parámetros tendrá un efecto mayor o menor en el precio del instrumento derivado en función de la tipología del mismo y de sus características intrínsecas.
  • Riesgo de crédito de contraparte: posibilidad de que la contraparte en una operación no pague los flujos de caja de esa operación antes de la liquidación definitiva de la misma.
  • Riesgo de liquidez: en condiciones normales, el cliente podrá deshacer su posición en instrumentos derivados en cualquier momento. Aun así, las características del instrumento financiero y el momento de mercado pueden condicionar la conversión de la inversión en efectivo, favoreciendo que ésta se realice a precios superiores/inferiores a los esperados en dichas condiciones normales. La cancelación de un derivado conlleva una valoración del mismo, la cual podrá arrojar un valor positivo (el cliente ingresa) o negativo (el cliente paga) según las circunstancias que imperen en el mercado en el momento de la solicitud.
  • Riesgo de apalancamiento: permiten realizar una inversión vinculada a un determinado subyacente, exigiendo una cantidad de efectivo mucho menor que la que exigiría una inversión tradicional. Esto produce que el rendimiento calculado sobre la inversión efectiva realizada se multiplique en el caso del instrumento derivado.

Participaciones preferentes

Es un producto híbrido entre la renta fija y la renta variable. Forman parte de los recursos propios del emisor y, sin embargo, no otorgan a sus poseedores los mismos derechos que tienen los poseedores de acciones de renta variable:

  • Conceden una remuneración predeterminada, normalmente fija aunque puede ser variable, y condicionada habitualmente a la obtención de beneficios por parte del emisor.
  • Se sitúan por delante de las acciones ordinarias en el orden de prelación de créditos y por detrás de los acreedores comunes y subordinados.
  • Tienen carácter perpetuo, teniendo el emisor potestad para su amortización total o parcial transcurrido un número determinado de años.

Principales riesgos

  • Riesgo de liquidez: es posible que no se encuentre contrapartida en el mercado., por lo que es posible que una orden de venta no se pueda ejecutar de forma inmediata.
  • Riesgo de perpetuidad: son activos perpetuos y el emisor no está obligado a reembolsar a los inversores.
  • Riesgo de no pago de intereses: normalmente el abono del rendimiento prefijado está condicionado a  la obtención de beneficios por parte del emisor.
  • Riesgo de mercado: variaciones en el precio de mercado que pueden significar que el inversor obtenga un importe inferior al invertido. En ningún caso está garantizado el capital.
  • Riesgo de emisor: en caso de quiebra del emisor, la pérdida puede llegar a ser del 100 por 100 del total invertido.
  • Riesgo de prelación: los inversores se sitúan  por detrás de todos los acreedores comunes.

Productos Estructurados

Los productos estructurados son instrumentos financieros que permiten a su inversor obtener en un plazo determinado, una rentabilidad final vinculada a la evolución de un activo subyacente (un índice bursátil, una acción concreta o una cesta de acciones, materias primas, tipos de interés, etc.)

Se basan en la combinación de productos derivados y/o productos de renta fija, que permiten diseñar una estrategia de acuerdo con el nivel de riesgo/rentabilidad asumido. Aunque existen productos estructurados que garantizan el 100% del capital invertido (aunque no garantizan adicionalmente una rentabilidad adicional), se incluyen en este apartado otros productos estructurados no garantizados que, a diferencia de los garantizados, ofrecen al inversor el pago de intereses ante escenarios concretos y cuyo diseño responde al binomio rentabilidad/riesgo, y responde a unas expectativas de mercado específicas.


Principales riesgos

  • Riesgo de mercado: variaciones en el precio de mercado que pueden significar que el inversor obtenga un importe menor al invertido. El interés del producto está ligado normalmente a la evolución del subyacente.
  • Riesgo de tipo de interés: dependerá de la evolución de los tipos de interés durante el periodo de inversión.
  • Riesgo de crédito: posibilidad de que el emisor no pueda hacer frente a sus compromisos de pago o de que se produzca un retraso en los mismos.
  • Riesgo del activo subyacente: la rentabilidad del producto depende de la evolución del activo subyacente al que está referenciado y de su emisor.
  • Riesgo de capital: en los estructurados no garantizados el emisor no tiene la obligación de devolver el capital inicial invertido.
  • Riesgo de liquidez: se refiere a la dificultad de deshacer la inversión antes de la fecha de vencimiento, lo que puede derivar en penalizaciones en el precio, en el caso de que fuera necesaria la venta con rapidez. Además, es posible que no se encuentre contrapartida en el mercado., por lo que es posible que una orden de venta no se pueda ejecutar de forma inmediata.
  • Riesgo de tipo de cambio: cuando la divisa en la que se emite el producto es distinta  a la del inversor.

10. Política de mejor Ejecución

La Política de “Mejor Ejecución” tiene como objetivo el describir el marco de actuación de MIRABAUD & CIE (EUROPE) S.A. Sucursal en España, para asegurar la mejor ejecución de las órdenes de compra venta de valores o instrumentos financieros de sus “Clientes Minoristas y Clientes Profesionales” en cumplimiento con lo dispuesto en la legislación vigente, muy especialmente en la Directiva Europea 2004/39/CE, relativa a los Mercados de instrumentos financieros, MiFID.

Consideraciones Generales

Esta política de “Mejor ejecución” contempla las normas, definiciones, actuaciones y procedimientos que se realizan en MIRABAUD & CIE (EUROPE) S.A. Sucursal en España, en adelante “el Banco”, para asegurar la mejor ejecución de las órdenes de compra venta de valores o instrumentos financieros de sus Clientes Minoristas o Clientes Profesionales, que en lo sucesivo denominaremos “cliente”.

Desde la aceptación de una orden del cliente para la compra venta de valores, u otros instrumentos financieros, y a condición de que no haya instrucción específica del cliente con respecto a la ejecución, MIRABAUD & CIE (EUROPE) S.A. Sucursal en España se compromete a ejecutar esa orden de la manera más ventajosa para el cliente.


Instrumentos financieros negociables

Los tipos de Valores o Instrumentos Financieros negociables a través de MIRABAUD & CIE (EUROPE) S.A. Sucursal en España son, en estos momentos, los siguientes:

  • Activos Monetarios
  • Bonos, Obligaciones y otros Títulos de Renta Fija¨
  • Acciones Preferentes
  • Acciones, ETFs, Warrants y otros Certificados negociados en Bolsa Española
  • Acciones, ETFs y otros valores negociados en Bolsas Internacionales
  • Futuros y Opciones negociados en Mercados Organizados
  • Fondos de Inversión comercializados por MIRABAUD & CIE (EUROPE) S.A. Sucursal en España.

No están cubiertas por la normativa MIFID las operaciones de divisa al contado o a plazo, así como las operaciones de materias primas.


Ejecución de órdenes relativas a instrumentos financieros

  • En aplicación de la normativa en vigor, el Banco ha definido e implementado una política de ejecución de las órdenes («la Política»), destinada a obtener el mejor resultado posible para su cliente, teniendo en cuenta el precio, el coste, la rapidez, la probabilidad de ejecución, el reglamento, el tamaño, la naturaleza de la orden y cualquier otra consideración relativa a la ejecución de la orden. Esta Política será aplicable únicamente a los Clientes Minoristas y a los Clientes Profesionales y siempre que dicha Política se refiera al Cliente se referirá a estas categorías de clientes. El Banco ha advertido al Cliente que cualquier instrucción específica del Cliente puede impedir que el Banco adopte las medidas incluidas en su Política para obtener el mejor resultado posible para el Cliente, en relación a los elementos incluidos en esas instrucciones A fin de cumplir su obligación de búsqueda del mejor resultado posible para el Cliente, el Banco se apoya, de manera significativa, en determinados centros de ejecución, que pueden variar según si el Cliente solicita al Banco que compre o venda.
  • La lista de los principales centros y sistemas de ejecución está a disposición del Cliente previa solicitud.
  • El Banco ha implantado una infraestructura y procedimientos internos que permiten asegurar una ejecución rápida y equitativa de las órdenes de sus Clientes. De este modo, las órdenes que responden a los criterios de liquidez definidos por el Banco se ejecutan inmediatamente en el mercado elegido por el procedimiento de «mejor ejecución». Las órdenes que, por su naturaleza o su tamaño, podrían influir negativamente en el precio, son «cuidadas» para conseguir una mejor ejecución para el cliente.
  • El Banco estará facultado para agrupar las órdenes de los Clientes o las operaciones por cuenta propia para su ejecución. El Cliente es consciente de que, a pesar de que sea poco probable que la agrupación de órdenes y de operaciones perjudique de manera global a uno cualquiera de los Clientes cuyas órdenes hayan sido agrupadas, la agrupación podría tener un efecto perjudicial para él respecto a una orden específica.
  • Cuando un Cliente dé une instrucción específica sobre la manera de ejecutar una orden, el Banco se esforzará en la medida de lo posible para ejecutar la instrucción del Cliente. No obstante, se señala al Cliente que si el Banco actúa de acuerdo con la instrucción del Cliente, no necesariamente podrá ejecutar la orden según su Política de ejecución de órdenes. Si el Cliente da una instrucción específica o varias instrucciones específicas al Banco, se considerará que este último ha cumplido su obligación de tomar todas las medidas razonables para la obtención del mejor resultado posible para el Cliente respetando esta(s) instrucción(es) específica(s) del Cliente.


Revisión

MIRABAUD & CIE (EUROPE) S.A. Sucursal en España revisará su “Política de Mejor Ejecución” al menos una vez al año. La versión actualizada de esta política se encontrará permanentemente en la página web de MIRABAUD & CIE (EUROPE) S.A. Sucursal en España. (www.mirabaud.com)

11. Política de Conflictos de Interés

La Directiva 2004/39/CE relativa a los Mercados de Instrumentos Financieros, y sus dos normas de desarrollo, la Directiva 2006/73/CE y el Reglamento (CE) 1287/2006, requieren que las entidades financieras elaboren un manual que recoja la Política de Conflictos de Interés con el fin de poner en conocimiento de sus clientes las posibles situaciones susceptibles de crear conflictos de interés que puedan perjudicarles.

A estos efectos se procederá en primer lugar en el presente manual a la identificación de los tipos de conflictos que potencialmente pueden presentarse en el ámbito de sus relaciones con la Entidad y, posteriormente, se indicarán los procedimientos/medidas puestos en marcha ésta para gestionar los conflictos de manera que se garantice que las actividades se desarrollen con independencia y sin menoscabo para los intereses de los clientes.

Esta política es de aplicación a todas las áreas de la Entidad y consecuentemente a todos los empleados y directivos que las conforman, cuya actividad esté relacionada con la prestación de servicios de inversión o auxiliares, o la realización de actividades de inversión, incluidos los Agentes.


Conflicto de Interés

Deberá entenderse que existe un conflicto de interés cuando se produzca la concurrencia en una misma persona o ámbito de decisión de, al menos, dos intereses contrapuestos que podría comprometer la prestación imparcial de un servicio de inversión o auxiliar o de una actividad de inversión (en adelante, prestación de servicios o actividades de inversión).

Además, para que se dé un conflicto de interés no es suficiente que la Entidad pueda obtener un beneficio si no existe también un posible prejuicio para un cliente, o que un cliente pueda obtener una ganancia o evitar una pérdida, si no existe la posibilidad de pérdida para otro cliente.


Medidas y Normativa Interna adoptadas para prevenir la aparición de conflictos de interés

MIRABAUD & CIE (EUROPE) SA, SUCURSAL EN ESPAÑA mantiene políticas diseñadas para manejar correctamente la mayoría de las situaciones de conflictos de interés, una vez que estos sean identificados. Estas son las siguientes.


Medidas a nivel organizativo

Además de todas las medidas comentadas anteriormente, cada área deberá, de manera autónoma, elaborar sus propias medidas mitigadoras o correctoras de conflictos de interés para sus clientes.

En general, se podrán tomar medidas con el fin de:

  • Impedir cualquier persona ejercer una influencia inadecuada sobre la forma en que una persona realiza servicios o actividades de inversión o auxiliares.
  • Asegurar la supervisión separada de las personas cuyas funciones principales sean la realización de actividades a clientes con intereses, incluidos los de la empresa.
  • Medidas que aseguren un sistema de retribución a los empleados imparcial y objetivo.


Si una decisión debe ser aprobada por personas u órganos jerárquicos por encima del área separada, el Órgano de Control deberá asegurarse de que estas personas u órganos no están inhabilitados por haber tenido acceso a información privilegiada o reservada que afecte a la decisión a tomar.


Revisión de la política de conflictos de interés

Con el fin de llevar a cabo un control exhaustivo de las situaciones susceptibles de crear algún conflicto de interés, que suponga un riesgo importante de perjuicio de los intereses de uno o más clientes, la presente política será revisada anualmente.